Brindar en tiempos de coronavirus
Brindis en tiempos de Coronavirus

Brindar en tiempos de coronavirus

Esta época Navideña siempre es una época muy especial.

El hogar, los polvorones y los regalos nos presentan un oasis que este año cobra aún mayor importancia después del terrorífico 2020 que, por fin, echa el telón.

Por eso, esta Navidad vamos a celebrarla por partida doble, aunque también con el doble de precaución, si no queremos reeditar este annus horribilis.

Para ello, tenemos que diseñar el espacio con cuidado y sentido.

Las autoridades sanitarias nos han marcado la línea a seguir en esta Navidad, para que podamos disfrutar de los nuestros, mantener la ilusión de esta época del año y celebrar la vida de una manera responsable.

Las medidas básicas ya las conocemos de sobra: manos desinfectadas, ventilación constante, mascarilla, distancia de seguridad… pero todo esto va a afectar, hasta a la hora de brindar.

Se acabó juntar las copas y nada de chin chin.

Y es que así, se ha brindado desde siempre, en España, un gesto que denota respeto hacia el que se dirige y que no en todos los lugares se hace de la misma manera….

¿Cómo brindan en otros países?

Rusia: tradicionalmente, el peculiar brindis que realizaban los rusos, era romper los vasos.

Sin embargo, hoy en día, lo más habitual es que simplemente choquen sus vasos de vodka con un “Vashe zdorovie” al unísono.

Un ahorro importante en vasos, sin duda 😊

Japón: es sin duda, uno de los países más ceremoniosos del mundo, por lo que su brindis también cuenta con una tradición y un protocolo establecido.

El brindis se considera un gesto de lealtad y solo una persona es la encargada de llenar las copas, pues no es de buena educación que cada uno se sirva a sí mismo.

Irlanda: es costumbre entre los irlandeses que, a la hora de celebrar cualquier acontecimiento, el anfitrión invite a una ronda a todos los suyos.

Normalmente de Guiness negra, su brebaje talismán.

Todos brindan chocando los singulares vasos de pinta al mismo tiempo que vociferan en gaélico: “Slainté

Alemania: bien es conocido por todos, el amor que el pueblo alemán le tiene a la cerveza, con su fiesta de Oktoberfest, aunque también las hay del vino, pues es la protagonista indiscutible de las reuniones sociales en el país bávaro.

Con una tradición tan arraigada, se hace complicado pensar que el brindis no ocupa un lugar fundamental en estas reuniones.

Los alemanes alzan sus jarras de cerveza y chocan entre ellos mirándose a los ojos, con su ya característico grito de celebración: “Prost”.

Estos son solo algunos ejemplos ya que en cada rincón, los brindis tienen su particularidad, así como las propias culturas son singulares.

En España, y al menos este año, deberemos de remontarnos a nuestros orígenes, cuando el protocolo decía que chocar los vasos no eran signo de distinción, sino que alzar la bebida señalando a los semejantes mostraba respeto y motivos para celebrar.

Volvamos, por tanto, al principio para poder celebrar que este año funesto llega a su fin.

 

Entradas anteriores