Mejores añadas de Ribera del Duero, ¿cómo detectarlas?

Mejores añadas de Ribera del Duero, ¿cómo detectarlas?

¿Cuáles son las mejores añadas de Ribera del Duero? Probablemente te hagas esta pregunta cada vez que quieras conseguir la mejor botella para celebrar un evento especial –y triunfar con tus invitados– o, por qué no, para darte un homenaje. Si no eres un experto en esta Denominación de Origen (D.O.), ni tienes buena memoria, deberás guiarte por algún tipo de lista en que te “chive” cuál ha sido la mejor cosecha de vino de los últimos años. Pero ¿te has preguntado alguna vez cómo se detecta la calidad de dichas añadas?

Pues bien, lo primero que debes saber es que la decisión corre a cargo de un grupo de profesionales altamente cualificados que analizan rigurosamente cada detalle del proceso del vino. Y es que, aunque algún aspecto pueda parecer insignificante, quizás sea el que lo haga único.

¿Cómo detectar las mejores añadas?

Para detectar las mejores añadas de una D.O. como Ribera del Duero los técnicos vinícolas del Consejo Regulador analizan y califican la cosecha de uvas. En este proceso entrarán en juego diversos factores que harán que las añadas de un vino sean Excelentes, Muy Buenas, Buenas, Regulares…

De cara a que te quede un poco más claro, debes saber que la valoración final de las diferentes cosechas de Ribera del Duero dependerá de lo siguiente:

  • La geografía o el entorno. Como imaginarás, el tipo de suelo tiene mucho que aportar a una viña y, por lo tanto, a las uvas que se recolectan. A esto hay que añadir la situación exacta del terreno, dado que aspectos como la dirección habitual en la que sople el viento o si se trata de una zona de umbría o de sol también determinarán la calidad del vino.
  • El clima. Otro de los elementos fundamentales para determinar si estamos ante la mejor cosecha de vino en décadas es el tiempo que ha hecho durante ese año. Lluvia, horas de sol y temperatura son factores climatológicos que afectan a la calidad de la uva –de estos agentes dependerá en buena medida la cantidad de azúcar acumulada, los nutrientes e incluso su acidez–.
  • Rendimiento de la viña. No todas las vides son iguales ni han evolucionado igual a lo largo de los años, la cantidad de uva producida por cepa influye en la calidad de la misma. También cada viña o viñedo puede experimentar cambios, pudiendo verse afectada por problemas externos como enfermedades o plagas.

Así pues, teniendo en cuenta todos estos aspectos, el Consejo Regulador se encarga de valorar cada añada. Para agilizar esta decisión, eligen algunos caldos de las distintas zonas de la D.O. y se analizan en un laboratorio distintos parámetros para valorar si poseen la calidad exigida por la D.O.

Una vez superada esta fase, se realiza una cata en la que el Comité de Calificación del propio Consejo Regulador evaluará las diferentes muestras y realizará una media de las calidades de los vinos.

Comprar un buen vino

 Volviendo a tu decisión de comprar esa botella que garantice el éxito de la velada, debes saber que durante los últimos 20 años la calificación de las añadas de Ribera del Duero no han bajado de Buenas, siendo Muy buenas y Excelentes en la mayoría de las ocasiones. Este hecho hará más sencilla tu elección final, aunque también has de tener en cuenta que hay otros factores que determinan la calidad de un vino, pues como comprenderás, no todos los caldos embotellados el mismo año son iguales. Ni se puede comparar un Gran Reserva con un Crianza, ni dos vinos de bodegas diferentes –siempre existirán diferencias–.

Ahora que conoces cómo se determina la calidad de las añadas de un vino, podrás expandir aún más tu conocimiento con los consejos que te aportarán los expertos de Protos, quienes te ayudarán a localizar el mejor vino de nuestra D.O.

Si quieres ver cómo determinamos la calidad de las añadas de un vino en Bodegas Protos, ven a visitar a nuestras bodegas.

Entradas anteriores